jueves, 17 de julio de 2014

Proceso de identificación del proyecto empresarial

El proceso de indentificación y aceptación de cualquier propuesta empresarial tiende a desarrollarse en una línea claramente extraíble que permite la observación y la implementación de estrategias concretas para poder interacturar con ella desplegando allí, la posibilidad de establecer, en todos los puntos de encuentro, una relación coherente, de principio a fin, que logre levantar una Imagen de Marca capaz de ser percibida como LoveMarks, sin la más mínima duda.

Proceso de encuentro

El primer encuentro con el cliente, se produce cuando este logra asociar el Valor Funcional a otros de características similares ya en el mercado. Ser igual o parecido, permite la aceptación rápida en el cliente que busca alternativas estructurales, accediendo a la misma funcionalidad, cuando en apariencia, además, llega aportando valores de servicios como plus a lo ya conocido.

En este momento de identificación, el nuevo competidor tiene un pequeño margen de ventaja que, bien aprovechado, permite sacar ventaja e incluso posicionar con solidez en los mercados pero, basar solo la expansión en este margen de diferencia, no permite solidificar una posición recientemente ganada, a no ser que la promesa se sostenga de forma certera y comprobable y de que, las construcciones provengan de las necesidades no satisfecha que la demanda, de ese producto, provoque en los puntos de encuentro.

A día de hoy, atendiendo a un sentido de observación neutral, hay tanta demanda que reclama relaciones satisfactorias a todos los niveles de uso de producto y  relación en el momento de venta y postventa que la cualidad de solidez tiende, de forma irremediable a la construcción real de la formulación que intenta levantar Reputación como Marca y es el espacio vacío que los nuevos modelos de negocio, tenderán a llenar hasta desbancar a todas las compañías que dejaron de caminar buscando la satisfacción de la relación.

Acabado el proceso de identificación del espacio y las características definitorias del proyecto empresarial  a través de su Valor Funcional, tanto en su producto, como en servicios añadidos, el segundo encuentro, sucede cuando, el ciente logra identificar el carácter y la personalidad que acompaña a ese Valor Funcional. 

La personalidad y el carácter, en la mayoría de proyectos con los que nos relacionamos a diario, tienden a aparentar diferencia en las formas pero, se muestran casi idénticos en todos sus procedimientos, a tal nivel que cualquiera que haya estado interesado y haya compartido relación con varias propuestas que ocupan el mismo nicho de mercado, es capaz de manifestar la igualdad, hasta simplificar con un "Son más de lo mismo" aquello que resulta molesto y que esconde la estructura Corporativa que dificulta la relación.

Dar el salto, más allá de la Imagen Corporativa para dar satisfacción a la demanda de relaciones satisfactorias que saturan los mercados, pasa por la construcción coherente entre el discurso y las políticas que logran ser leídas y se convierten en relación por medio de procedimientos y estrategias para lograr la transformación que se precisa para trasladar una Imagen de Marca que logre levantar Reputación. 

Interferir para implementar Imagen de Marca en estos momentos del proceso de identificación, logran revalorizar económicamente todo el proyecto empresarial, logrando mejor posicionamiento en los mercados. 

Cambiar respuestas que se amparan en el recurso "Procedimiento de empresa" para no dar satisfacción real a las demandas pasa por:


  • Reservar el concepto de interacción transpasando la frontera que se refuerza en la intención de la colaboración mutua.
  • Olvidar la intención de apoyar el discurso corporativo solo en una construcción que lanza mensajes que no tienen eco en las acciones que ejecuta el proyecto. 
  • Extender la linealidad de los discursos y logotipos traspasando superficies planas de comunicación.
  • Establecer la visión de diseño de espacios de encuentro como entornos adecuados para lograr interacción y diálogo enriquecedores para todas las partes.
  • Recomponer los espacios de encuentro como experiencias compartidas óptimas, allí donde la promesa de obligado cumplimiento pueda ser comprobable y certera.


jueves, 3 de julio de 2014

Recursos unidireccionales Vs recursos experienciales

Un concepto de Branding que no estime observar, investigar, poner a prueba diferentes canales de comunicación engordando mensajes con contenidos veraces apoyados en estructuras de acción, manifestadas en políticas y procedimientos que transforman la Imagen Corporativa hasta convertirla en Imagen de Marca que no necesita suplicar amor o, no logrará implantarse como una solución y si como una continuación de los hábitos de Marketing que, en realidad, no obtendrá el resultado de éxito que se espera.

No va a cambiar Branding la forma de las estructuras de forma drástica o radical, aunque si tenderá a desdibujar conceptos altamente jerarquizados y ampliará las fórmulas de Marketing hasta convertirlas en la forma más correcta para trasladar coherencia buscando el impacto de venta pero, a la vez, conseguir el necesario apoyo de contenidos que ofrecerán la posibilidad de convertir el modelo de negocio en un miembro influyente en las comunidades donde desarrolla su actividad.

Recursos unidireccionales

Son los que amplifican las redes de captación, a través, de mensaje, más o menos atractivos con el objetivo de la venta o aceptación del producto y los servicios. De forma rutinaria, estos recursos se han apoyado en fórmulas de emisión que implican la elaboración de un discurso que espera ser aceptado como una verdad inamovible y destinada a ser la imagen indeleble que, sin embargo, es destruida, nada más tocar cualquier punto de encuentro donde los grupos interesados se encuentran con la imposibilidad de la interacción y la actitud rígida de una Imagen Corporativa que se oculta detrás de leyes o políticas que, poco o nada, tienden a dar satisfacción a demandas que se trasladan desde elementos internos o externos de su tejido empresarial.

La apoyatura de comunicación publicitaria consigue posicionarse, a través, de soportes que trasladan mensajes: Papel y pantallas se destinan a un uso que consigue trasladar mensajes simples o consejos pero pierde la posibilidad de interacción, dejando en manos de la experiencia acumulada, la búsqueda incesante de información y la reflexión una toma de decisión que puede incluir la aceptación de la propuesta pero también la habilidad negociadora que esquilma al proyecto en un formato de simple copia de lo que éste proyecta, inyectando a todo el tejido empresarial, la idea de que no hay más opción para la fidelización que la eterna y encadenada carrera por la oferta.

Recursos experienciales

El concepto de experiencia tiene en cuenta la relación que se establece con el interlocutor desde que se inicia el diseño y la producción de productos y servicios hasta fases posteriores a la venta destinando recursos a la implantación de generación de una experiencia relacional positiva de inicio a fin de la relación. La adecuada planificación y  puesta en pie de este tipo de propuesta habilita la posibilidad de construir un Valor Funcional atado a un perfecto diseño de Valor Emocional desde donde el Valor de Responsabilidad Social Corporativo se dibuja con mucha facilidad.

Cuando el tejido empresarial logra ser dirigido hacia la construcción de una relación satisfactoria con todos los grupos interesados la Fidelización logra imponerse, como norma, en todo el tejido interno, mientras se proyecta en todo el tejido externo del proyecto y obliga a toda la estructura a diseñar espacios internos de trabajo donde la erradicación de la Cultura del miedo habitual en la mayoría de los entornos empresariales como la única solución que da resultados en producción para dar con la habilidad de transformar empleados en embajadores de Imagen de Marca, abaratando todos los costes sobre control y calidad que tanto necesita la Imagen Corporativa y que se desbordan en los puntos de encuentro como la evidencia, clara y contundente de que, por mucha venta que se haga, en realidad, no hay diseño coherente de un aValor de Responsabilidad Social Corporativa correcto. 

jueves, 19 de junio de 2014

El conflicto dramático como recurso publicitario

El uso del conflicto,  a dos bandas, es un recurso habitual de la publicidad corporativa. Lograr que el interlocutor tome partido y defienda la propuesta identificándose con la aparente diferencia formal e ideológica entre una u otra opción ha logrado manifestar un rédito de éxito, más o menos estable, durante décadas.

El recurso más simple del conflicto dramático hace uso de la dualidad "Bueno Vs malo"  llega a complicarse, de forma técnica, desdibujando el núcleo hasta llegar a ser transformados en simples posturas de acción ante sucesos o acciones concretas rutinarias. El aprovechamiento del interés de resolución del conflicto que atrapa la atención del ser humano y la capacidad que este tiene de elegir convertirse en canal interactivo que juega a la convención de ser partícipe como defensor de la causa.

El conflicto recurre a la identificación por empatía y se desarrolla en la habilidad que tiene el ser humano de hacerse partícipe y perteneciente a las propuestas, sin embargo, el conflicto, cuando es jugado solo desde las apariencias y no manifiesta la cualidad de sostenerse sobre una estructura correcta de contenidos, a los que da vigencia, una coherente partitura de acciones y texto, se vuelve ilegible y facilita canales de reflexión donde se leen las carencias que se acentúan hasta resultar tedioso al interlocutor que termina desatendiendo toda la pieza.

Sin una atención constructora coherente del dibujo global, la tendencia deja en evidencia el gusto por la carrera en el impacto de ventas y sustituye la diferencia, por la amabilidad de lo políticamente correcto, manteniendo a toda la estructura interna y externa en un constante devenir de devoluciones en los puntos de encuentro donde la realidad del proyecto empresarial comienza a obtener unos réditos de credibilidad máxima, que chocan, de forma directa, con el discurso del mensaje.

Diseño de contenidos globales

De fácil y recurrente, el recurso del conflicto dramático, aislado del contexto mantiene un grado de atención limitado dispuesto a ser usado en acciones efímeras en las que no se requiera una continuidad de impacto y un concepto de diseño de Branding con clara tendencia a cumplir el objetivo de mantenerse como miembro influyente ha de dar más valor a toda la estructura que a los mensajes o formas con las que esta quiera manifestarse.

El conflicto tiende a ser el sustento de toda propuesta que pretende ser tenida en cuenta, sin embargo, su construcción ha de estar supeditada a un contexto repleto de circunstancias que al ser leídas con claridad le dan la forma adecuada y a un exhaustivo trabajo de diseño de un plan coherente de acciones manifestadas en todas las formas de relación que va a mantener el "personaje" o propuesta empresarial cuando ha de ser leída como una entidad dispuesta a permanecer en el entorno donde habita.

El concepto de Imagen de Marca, para conservarse, en medio del rígido núcleo corporativo ha de ser dirigido hacia la consecución de la premisa de manifestarse de forma atrayente para, una vez captada la atención, atrapar la certeza que provoca el impacto de venta en la promesa que obliga a revelar que todo el tejido empresarial está en una línea de acciones coherentes con el mensaje, mientras tiene en cuenta que la interacción con los grupos interesados exige contenidos y propuestas donde, no solo se vea reflejada una parte de si mismos, si no que espera entornos donde se esté ofreciendo soluciones efectivas en relación con el producto, los servicios, las formas en que estos son traídos hasta su alcance de compra y la satisfacción en la relación posterior. 

Branding nace con la intención de hacerse cargo de dar salida a este nuevo tipo de demandas en todos los mercados y entre sus tareas, debe estar la de contabilizar los recursos publicitarios de los que se ha estado valiendo la Imagen Corporativa para transformarlos en propuestas de carácter más sólido que lo que puede ofrecer un departamento de Marketing donde el objetivo fundamental pasa única y exclusivamente por el impacto de venta. 

miércoles, 11 de junio de 2014

Innovación y Branding. Diseño y Arquitectura

La implantación de un concepto correcto de Branding, ha de traspasar la barrera ideológica y estratégica que Marketing y sus soportes publicitarios aplican a todo el tejido interno y que va a manifestarse como Imagen Corporativa de extrema rigidez de planteamientos en la conciencia, emociones y experiencia planteamientos que el tejido externo lee como incoherencia que, de forma sistemática puede ser convertida en arma arrojadiza en todos los puntos de encuentro.

Hacer una estructura capaz de involucrar a todos los grupos interesados en el tejido interno para contaminar al tejido interno pasa por generar equipos de trabajo con alta capacidad creativa, capaces de establecer procesos innovadores diluyendo, poco a poco, la jerarquías organizativas rompiendo la división departamental que favorece una Cultura del miedo que no resulta efectiva.

  • Contextualizar correctamente el entorno y la especifidad del proyecto empresarial. La inspiración en casos exitosos de otros modelos de negocios garantizan efectividad de forma limitada, para obtener líneas de trabajo correctas, es preciso considerar la situación particular de la empresa, extraer su inimitable diferencia y potenciar su lectura en el tejido externo.  El encuadre y la libertad de movimiento dentro de el, facilitan el contenido de la Imagen de Marca.
  • Observa y diseña toda la estructura, antes de pensar en los soportes tecnológicos. No todas las soluciones tecnológicas darán el mismo resultado por la diferencia de los ritmos y los hábitos establecidos en las dinámicas de la organización. Elegir soportes, sin tener en cuenta estás diferencias, es negar el vehículo preciso para levantar el canal comunicativo adecuado para que fluya la energía innovadora.
  • Manifestar cualidad de prevención de cambios contemplados como la habilidad de modificar en función de la evolución de las comunidades. 
  • Diseñar la naturaleza del modelo de negocio para permitir la involucración y participación de todos los grupos interesados en el.
  • Combinar el formato de procesos para convertirlos en pequeños laboratorios donde se ponen a prueba estrategias y protocolos antes de ser lanzados a gran escala. 
  • Para asegurar la sostenibilidad de toda la implementación, ésta debe tender a la horizontalidad y debe de perder identidad de pertenencia a uno u otro departamento. El liderazgo debe constituirse en base a una intención que aglutina el mayor talento, debiendo ser reconocido, en función del impacto positivo que las ideas y propuestas tengan para toda la empresa. Si el individuo puede llegar a ser reconocido en su talento, ese talento se convertirá en el mayor activo del proyecto.
  • Las ideas y propuestas solicitadas deben dar respuesta a los desafíos que nacen desde las comunidades internas y deben convertirse en fiel reflejo de la soluciones eficaces que ofrecer en los puntos de encuentro y deben permanecer totalmente encuadradas en el aspecto global y objetivo unificador que da cuerpo a la Imagen Corporativa.
  • Todo el proyecto empresarial debe estar supeditado a la transparencia de los resultados tanto a nivel global, como a cada contribución individual que debe ser comunicado por toda la estructura. No necesariamente un empleado estima ver levantada su idea pero si, es motivo de motivación la información de como su idea logra inspirar a otras más efectivas.
  • Reconocer y aceptar los fracasos como grandes oportunidades para aprender es uno de los activos más importantes de las Marcas más adelantadas en la implementación de estos conceptos. Aceptar el fracaso con naturalidad porque forman parte de cualquier proceso garantiza la viabilidad del proyecto y sus comunicación a los grupos interesados que conforman el tejido interno y externo.
Crear una Cultura de Marca es la forma más rápida y efectiva para construir una gran diferencia que da ventajas frente a la competencia. El talento interno genera esta habilidad y su interacción constante, que tiende a manifestarse en los puntos de encuentro, como soluciones globalizadoras que enriquecen a todo el que se relaciona con la propuesta levantan el plus de Reputación que, a día de hoy, es necesario para permanecer en los mercados como miembros influyentes de la comunidad. 


miércoles, 28 de mayo de 2014

Branding, Implementación de intención innovadora

Para encontrar el punto adecuado de implementación de fórmulas que levantan un concepto adecuado y efectivo, de Branding es necesario estructurar la intención de acción sustentándola en el grueso de nuestro tejido interno, mientras se asume que el tejido externo, en realidad, es parte intrínseca de todo el proyecto y que ambos deben estar completamente integrados, con capacidad de interacción, en todo el proceso.

Expandir la percepción de que no solo las grandes y buena ideas solo pueden venir de entornos de poder en jerarquías establecidas y altamente satisfechas permite ahorrar costes en estudio y planificación de estrategias, en primer término y disuelve la necesidad de implantación de estrictos procedimientos de control por donde se pierde la mayor parte de los esfuerzos económicos de estructuras con una clara apuesta por mantener una sólida Cultura del Miedo entre sus empleados y grupos interesados.

Hacer sello identificativo que la idea de que la capacidad intelectual y el talento individual y colectivo es el el máximo capital que las empresas  poseen, es renunciar a una Cultura de Abundancia que los modelos de negocio publicitan, pero en la mayoría de los casos, carecen. 

El uso correcto de los sistemas de gestión de ideas sostenido en elementos tecnológicos que facilitan la realización de tareas y la correcta utilización de estas herramientas, nacidas de la cualidad inherente de las personas como entidades con altas capacidades y necesidades de sociabilización, convierten la tarea de implantación en la estrategia más cómoda y segura para generar participación en la comunidad que genera nuestra empresa.


Como objetivos fundamentales

Facilitar la conexión, comunicación y colaboración entre los empleados del proyecto, permite encontrar personas con intereses y conocimientos específicos que delimitan y dibujan equipos de trabajo que, bien contextualizados, generan temas de alto interés para toda la estructura empresarial.


  • Creación de canales de comunicación, contacto y colaboración


Permite estar en contacto con ideas o temas a los que ya se le están ofreciendo soluciones específicas concretas, fomentando la innovación y ofreciendo a los liderazgos la cualidad de convertirse en constructores de propuestas con marcado carácter de éxito.


  • Obtener de la interacción y el Feed Back, la habilidad del observador que desarrolla su línea de trabajo en la puesta en pie de soluciones más eficaces.


Adecúa la necesidad de pertenencia e implicación, por la participación contributiva, que revierte en la certeza de ser y formar parte del cambio.


  • Construye espacios de colaboración para dar soluciones satisfactorias.

Logra manifestar, con claridad, quien o quienes son los que, realmente, merecen reconocimiento por sus contribuciones.

  • Permite establecer una estructura más satisfactoria, realista y útil  en los planes de motivación.


Un proyecto que apuesta por generar la Reputación correcta necesaria para poder manifestarse como una propuesta, con la clara intencionalidad de permanecer en los mercados, como miembro influyente de la comunidad donde habita se apoya en su propia comunidad para poder proyectarse, con todo éxito, en comunidades ajenas y allí donde los trabajadores forman parte del proceso, el liderazgo adquiere una tonalidad de aglutinador y constructor de ideas, en contraste, con la imagen del mando que está obligado a ser brillante y no cometer error en todo momento, limpiando la inversión que se realiza, de forma constante, en intensos e infinitos lavados de cara que no logran mantenerse, como reales, en el imaginarum y la experiencia de quien se relaciona con el modelo de negocio.